lunes, 22 de diciembre de 2014

En memoria de Nigel Gray

Anteayer recibí la noticia de que Nigel Gray, el ex director de Cancer Council Victoria (Australia) desde 1968 a 1995, había fallecido a los 85 años de edad.





Para quienes no le conozcan (la mayoría, supongo), diré que el doctor Nigel Gray es recordado por sus colegas como un rival "sin miedo" de la industria del tabaco. El trabajo pionero del Dr. Gray incluyó  encabezar una campaña antitabaco pública que llevó a reformas de 1987 en Victoria que prohíben la publicidad del tabaco y gravan a sus productores. En palabras de sus sucesor, Todd Harper, el Dr Gray "Fue uno de los primeros y sin duda el más eficaz en el control del tabaco y lo hizo en un momento en que la industria del tabaco era muy poderosa" "El doctor Gray había combinado la ciencia rigurosa, el pensamiento claro y su legendario enfoque elegante para persuadir al entonces ministro de Salud, David White, sobre la importancia de la legislación". "La aplicación de la legislación en Victoria, y a continuación, a nivel nacional, son testimonio destacado de la tenacidad del doctor Gray y su capacidad de despertar el interés e inspirar la acción en temas de salud pública a pesar de la resistencia de las empresas tabacaleras y sus aliados"

En lo que a mí respecta, diré que formó parte de los 53 firmantes que apoyamos la carta a la OMS pidiendo que no se malograse con regulaciones desproporcionadas la enorme oportunidad de reducción de daño que ofrecen los cigarrillos electrónicos como alternativa al tabaco. (ver aquí dicha carta)

Además, he tenido el honor y el placer de mantener durante los últimos meses una intensa correspondencia electrónica con el propio Dr Gray, y muchos de los firmantes de dicha carta, que me ha permitido contemplar con claridad tres cosas:

1. Que aún seguimos en España muy atrasados en cuanto a la altura científica de los debates sobre salud pública (mientras aquí algunos médicos siguen confundiendo alcoholes con lípidos, o soltando barbaridades estadísticas, en países con verdadera cultura científica el debate se hace con fundamento y análisis verdaderamente sólidos)

2. Que hay un buen número de científicos activos, independientes y sensibilizados hacia la salud pública que están dedicando tiempo y energía a contrarrestar con argumentos la desinformación interesada que en los dos últimos años se ha vertido contra el cigarrillo electrónico. aquí aquí , aquí y aquí, por ejemplo.

3. Que, por contraste, también siguen activos los que, por miopía o por espurios intereses, prolongan mediante alarmismo o regulaciones obsesivas el tabaquismo de muchos fumadores que a día de hoy podrían haber cambiado el modo de inhalar nicotina a uno infinitamente menos dañino. 


Dedico, pues, este post a uno de esos científicos honestos que hacen falta. En palabras de Brecht

 Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles. 

Descanse en paz el Dr Gray. Hasta sus 85 años, fue un imprescindible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario