lunes, 15 de septiembre de 2014

La OMS y su desacierto ante el vapeo: réplica con fundamento

El bueno de Clive Bates y su equipo han contestado de manera apabullante a la reciente divulgación de la posición oficial de la OMS frente a los cigarrillos electrónicos. (mira aquí una muestra del impacto que esto tuvo en los medios)

En su análisis, (dejo aquí el enlace al texto completo en inglés, que merece la pena leer) termina concluyendo que:

1. La OMS proporciona un análisis engañoso basado en la representación selectiva y unilateral de la ciencia (que se examinan en detalle en el informe).
2. OMS no tiene un marco coherente para discutir riesgo relativo - para los fumadores, vapers y no usuarios, y parece dar poco peso a la salud de los fumadores o consumidores de nicotina, o a la dudosa ética de negar u obstruir el acceso a los productos mucho más seguros.
3. OMS tiene un enfoque exagerado sobre riesgos menores o inverosímiles, mientras infraestima los potencialmente grandes beneficios
4. La OMS no ha utilizado las disciplinas normales de la formulación de políticas antes de hacer recomendaciones políticas prescriptivas que deben aplicarse en un entorno en rápida evolución


El informe hace seis recomendaciones:


1. La OMS debe restaurar un enfoque objetivo de la ciencia y la evidencia
2. La OMS debe seguir el consejo científico independiente formal por parte de su comité especializado TobReg (Regulador del Tabaco), y deberá presentar un informe en el próximo enero de 2015, antes de que vaya más lejos
3. Los miembros del comité de control del tabaco no deberían incluir bajo su control los dispositivos electrónicos de entrega de nicotina (es tanto técnica como estratégicamente inapropiado)
4. Sus miembros deben insistir en que la OMS debe mejorar la calidad de sus decisiones y el asesoramiento sobre políticas - con una evaluación adecuada de las pruebas, evaluación de las opciones, evaluación del impacto y consulta de datos reales
5. Todas las partes interesadas deberían tratar a las recomendaciones de política de la OMS con precaución por ahora - ya que se basan en evidencia débil y fundamentos poco prácticos
6. La OMS debe aplicarse un control mucho más fuerte frente a  la calidad de sus comunicaciones de riesgo público, que en ocasiones se han transformado en algo altamente engañoso y potencialmente peligroso.


Edito: este martes 23-9-14 he sabido que la OMS ha rectificado (al menos en parte).
La OMS ha publicado una revisión de su informe sobre los dispositivos de entrega de nicotina, así como la adición de citas a un artículo de David Abrams (que basta por sí sola para justificar una reedición), que han hecho un cambio sustancial a la prescripción de política que proponía. 

En el documento original se podía leer: (CMCT / COP / 6/10 * )
52 Con el fin de poner en práctica los objetivos regulatorios generales sugeridas, así como las opciones regulatorias específicas, las Partes deberán tener en cuenta los marcos regulatorios nacionales disponibles que mejor podrían proporcionar motivos regulatorios sólidos. Sin embargo, es probable que una estrategia de regulación en dos frentes - regulación de los dispositivos de entrega de nicotina tanto como un producto del tabaco, de conformidad con lo dispuesto en el CMCT de la OMS, y como producto médico - sería necesario. 

En el documento actual, han eliminado la parte en negrita: (CMCT / COP / 6/10 Rev.1) 
52 Con el fin de poner en práctica los objetivos regulatorios generales sugeridas, así como las opciones regulatorias específicas, las Partes deberán tener en cuenta los marcos regulatorios nacionales disponibles que mejor podrían proporcionar motivos regulatorios sólidos. 

Bueno. Algo es algo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario