jueves, 22 de mayo de 2014

Sobre la situacion legal del cigarrillo electrónico




La cuestión sobre la regulación de los cigarrillos electrónicos es actualmente EL SEGUNDO CAMPO DE BATALLA, después de la descrita campaña desinformativa, que se libra en torno al cigarrillo electrónico/vapeo.

Como si de una partida de ajedrez se tratase, asistimos a movimientos en paralelo que, sin pretender algo tan burdo como una prohibición del vapeo ( implanteable mientras el tabaco sea legal) buscan


 a) una reducción drástica en su uso (pues su incremento reduce ventas de fármacos para dejar de fumar, o para las enfermedades que produce, deja casi sin razón de ser las Unidades de Tabaquismo, y hace caer el consumo de tabaco).

b) una reorientación de los beneficios económicos generados por su comercio hacia tabaqueras (que pretenden regular de modo restrictivo para ser monopolio), farmacéuticas (que pretenden que se comercialice como fármaco) e incluso el propio estado (con un incremento de impuestos que lo acercase al tabaco)



Ocurre que, más allá de dichos intereses, existe el interés general, y sobre este ya copié aquí un extracto de la Carta a la Unión Europea por parte de varios profesionales de la Salud 


" los cigarrillos electrónicos tienen un muy buen perfil de seguridad y es probable que sirvan para proporcionar una puerta de salida al hábito de fumar. A los usuarios se les debe permitir identificar un producto y la dosis que le conviene, en lugar de que los reguladores hayan de decidir qué deben utilizar . Basándose en la Evidencia, la regulación proporcional debe ser implementada, y todos los interesados ​​deben participar en el proceso de reglamentación . Si son regulados con prudencia , los cigarrillos electrónicos tienen el potencial de hacer obsoletos los clásicos cigarrillos de tabaco y salvar millones de vidas en todo el mundo . El exceso de reglamentación , por el contrario, contribuirá a mantener los altos niveles de enfermedad relacionada con el tabaquismo , la muerte y los costos de atención de salud."

y otro extracto del artículo del Dr Ross

(...) De hecho, aquellos que exigen una prueba a priori antes de su aprobación deben ser conscientes de que los efectos de este tipo de regulación serían doblemente destructivos : los fumadores podrían perder el acceso durante años a su mayor esperanza de dejar de fumar , y la industria del tabaco será el único superviviente cuando después de años de ensayos prueben lo que podemos ver claramente ahora. 

Los e-cigarrillos tienen el potencial de salvar millones de vidas, y aquellos que impiden el acceso de los fumadores a ellos - o a la información veraz acerca de ellos - de hecho, están dificultando a los fumadores evitar una muerte precoz.- 


Aquí en España, el Senado propuso (casualmente dos días después de la masiva campaña mediática creada en torno al falso caso de la neumonía lipoidea) una serie de restricciones de uso. Sin ser tan drásticas como las que "sugerían" algunas sociedades médicas activamente antivapeo (y en muchos casos con financiador farmacéutico) suponen de hecho tratar el vapeo como algo no tan tóxico como el tabaco, pero a evitar en hospitales, edificios públicos OFICIALES, medios de transporte y colegios. Entiendo esto último por no mostrar a los niños más pequeños nada que se parezca a un cigarrillo (como se hizo con los cigarros de chocolate). Pero...

¿Por qué prohibirlo en hospitales, si el vapor es inofensivo (como demuestran estudios exhaustivos como el de Burstyn, o el de la Universidad de Valencia)? ¿Porqué perder la oportunidad de que muchos fumadores lo "prueben" al no poder fumar en dichos recintos? ¿Seguiremos leyendo de vez en cuando noticias sobre enfermos que incendian su habitación al fumar a escondidas? ¿Cómo poder hacer más estudios sobre uso del vapeo si un grupo de pacientes fácilmente entrevistables (los que ya están en un hospital) tienen prohibido el vapeo? ABSURDO

¿Por qué prohibirlo en edificios públicos oficiales y medios de transporte si el vapor es inofensivo (como demuestran estudios exhaustivos como el de Burstyn, o el de la Universidad de Valencia)? ¿Porqué perder la oportunidad de que muchos fumadores lo "prueben" al no poder fumar en dichos recintos? ABSURDO

¿Por qué prohibir su uso en adultos en centros educativos, si un adolescente o un universitario ya distingue la diferencia entre vapeo y tabaco (no habrá "mal ejemplo cruzado ")? Y sobre todo, sabiendo que el 30% de los adolescentes YA FUMAN, con lo que el vapeo, en la práctica, no sólo no aumenta dicho porcentaje, SINO QUE LO REDUCE (dejo enlace al tema aquí)

Sin embargo, el CNPT (presidido, no lo olvidemos, por un representante de SEDET, como se puede ver en este enlace , y siendo la SEDET, no lo olvidemos, patrocinada en exclusiva por Pfizer, como se puede ver en este enlaceestá preparando el terreno para justificar un aumento de las restricciones. 

Copio textualmete: “Existe mucha confusión en la población sobre este tema”, ha indicado Arantza Mendiguren, coordinadora de la encuesta para la Semfyc."

y como para aclarar dicha "confusión", atención al galimatías que sigue " Asimismo, siete de cada fumadores y ocho de cada personas que dejaron este mal hábito consideran que estos productos pueden intervenir en que los adolescentes se sientan atraídos por el hábito y comiencen a fumar; y, por otra parte, el 86% de los no fumadores creen que estos nuevos productos no incitan a dejar a fumar." Podían haber preguntado a los fumadores, que es a los que tendrá que convencer el cigarrillo electrónico...

Dejo aquí el enlace , pero nótese que el titular es "El 90 % de los españoles prohibiría el cigarrillo electrónico en los bares", y lo que la encuesta señala es que (...) "entre la población fumadora. Nueve da cada diez, el 86%, cree que es necesario un endurecimiento de la legislación, ya que en la actualidad son de venta libre y los menores de edad pueden adquirirlos y que no se puedan consumir en lugares cerrados." 

Pido disculpas por la mala redacción. Pero es copia literal. 

¿Tendría que pagar el vapeo impuestos especiales? 


Copio de el blog salmón Los impuestos especiales son impuestos indirectos porque se aplican a determinados productos y son lineales con la cantidad consumida, de manera independiente a la renta del consumidor. En esta tesitura, el comportamiento es análogo al IVA. Los impuestos especiales cumplen dos funciones en su configuración:
  • La función recaudatoria típica de todos los impuestos
  • El establecimiento de políticas directoras en otras áreas mediante la modulación de estos impuestos. Por ejemplo, el impuesto al tabaco o a los alcoholes como impuestos disuasorios para su consumo o los impuestos a la energía con fines de mejora de infraestructuras, políticas energéticas o control del consumo para desplazar unas energías a otras.
Actualmente, los impuestos especiales tienen una denominación europea, que se traduce en la existencia obligatoria de estos impuestos en todos los países miembros de la UE para el tabaco, el alcohol y productos derivados, cerveza e hidrocarburos.
En este caso, el vapeo no produce costes asociados (el incremento de gasto por enfermedad es lo que justificaba en parte el impuesto especial sobre el tabaco y el alcohol), y no hay razón para disuadir de su uso (de hecho, lo inteligente sería promoverlo frente al tabaco) por lo que rotundamente NO habría fundamento para ese impuesto especial. Que se pague lo mismo que por otras sustancias de consumo más o menos adictivas (café, azúcar, sal, etc)
Sin embargo, el CNPT (incansable...) está preparando el terreno para justificar una subida de impuestos al vapeo (mira el enlace). Leyendo ese documento con gráficas tan bonitas, uno no se explica por qué a pesar del 80% de impuestos que YA TIENE EL TABACO , la gente sigue fumando). Pero lo nuclear del asunto es que dicha subida, como acabamos de ver, no tendría justificación, e iría en dirección opuesta a facilitar el abandono de lo que sí mata: el tabaco.
¿Y limitar los tipos de productos, burocratizando su 
comercialización?
El Parlamento Europeo aprobó, en ese sentido, una serie de medidas que harán el vapeo menos atractivo y eficaz (líquidos con menos nicotina, botes de líquido más pequeños y costosos, depósitos del vaporizador más pequeño, trabas a la competencia, a la publicidad y al mercado en internet, burocratización de cada venta... y un largo etcétera), sin fundamento científico, pero con un efecto real: de no cambiarse, la mayoría de las tiendas de vapeo cerrarán dado los obstáculos para subsistir, la población dispondrá sólo de modelos costosos y poco eficaces de cigarrillos electrónicos, y el vapeo quedará, como hace unos años, como opción para unos pocos. 
Sin embargo...
1. Sabemos que el riesgo aparente del vapeo es insignificante (ni un caso de enfermedad atribuída en más de cinco años, todos los componentes estudiados en el vapor a mucha distancia de las dosis que se considerarían tóxicas, millones de experiencias satisfactorias de usuarios, amplia experiencia de uso de los tres ingredientes principales del líquido, a saber, nicotina, propilenglicol y glicerina...). Aclaro, dado que menciono la nicotina, que el riesgo de la misma no es tanto su toxicidad (análoga a la de la cafeína, como puedes ver aquí) como su potencial adictivo, que aun sin producir un síndrome de abstinencia aparatoso, sí que retiene sutilmente a quienes la consumen haciendo en muchas ocasiones que desarrollen adicción. De hecho, esa es la razón por la que los cigarrillos electrónicos, al seguir proporcionándola, sacian a muchos fumadores que de otra manera mantendrían el consumo de tabaco. 
Edito: ante la noticia de que han aparecido dos casos de neumonía lipoidea por cigarrillo electrónico, conviene aclarar que son errores diagnósticos, como explico en este enlace a otra entrada

2. Sabemos que la prevalencia del tabaquismo a pesar de tratamientos, leyes, subidas de precio, etc... sigue siendo elevada(enlace) (lleva teniendo un descenso sostenido desde los años ochenta, pero dicho descenso apenas es apreciable en la población femenina, y sí algo más acusado en la masculina, igualándose ambos actualmente cerca del 30%), y que la eficacia de los tratamientos disponibles es escasa, siendo la motivación personal el principal factor pronóstico del éxito en la cesación del tabaquismo (enlace)


3. Sabemos que el principal obstáculo para dejar del todo los cigarrillos en quienes prueban el vapeo tiene que ver con la experiencia satisfactoria o no de dicho intento (mira esta entrada y esta otra). 


Visto todo lo anterior, ¿no deberían ir los esfuerzos de los organismos reguladores en la dirección de facilitar que el mayor número posible de fumadores probase los cigarrillos electrónicos, y más aún, que dicha prueba fuese satisfactoria? Si así fuese, estaríamos hablando de reducir sustancialmente la, como decíamos, causa individual más relevante de años potenciales de vida perdidos ajustados por discapacidad.

En realidad, entre los que se inician en el cigarrillo electrónico hay de todo (entra en el foro de 15000 usuarios vapeando.com, que tienen una encuesta, o mira la de 19000 vapeadores del Dr Farsalinos), pero lo más frecuente es: 
1 gente que cambia tabaco por vapeo y mantiene la nicotina (reduciendo en el 99% el daño en su salud)
2 gente que cambia tabaco por vapeo y luego deja la nicotina (vapeando a cero o dejando de vapear)
3 gente que reduce mucho el número de cigarrillos alternando tabaco y vapeo (reduciendo parte del daño en su salud)
4 gente que prueba el vapeo sin buenos productos, y ante los problemillas vuelven al tabaco (volviendo al daño en su salud)

La actual regulación Europea pretende proteger a un quinto grupo (gente que no fumaba, se pone a vapear, y luego pasa al tabaco) que NO EXISTE

Y pone difícil a los muchos principiantes del grupo 4 pasar al 3,2,1.

Y desanima con temores absurdos a fumadores que ni siquiera lo intentarán.

Eso sí que es absurdo, y un ejemplo de cómo la hiperregulacion a veces es contraproducente.

Por eso merece la pena apoyar la iniciativa EFVI, y cambiar a una regulación más realista ( la de otros productos consumibles con moderación, como la sal, el azúcar, el café)
Si llegamos al millón de firmas en Europa, podremos reducir el millón de muertos europeos al año por el tabaco.



¿Y regularlos como medicamentos?




 Ya dediqué una entrada al respecto, pero ahora copio de un interesante post al respecto de yovapeador

De acuerdo con la LGRUM española, medicamento de uso humano es: 


"toda sustancia o combinación de sustancias que se presente como poseedora de propiedades para el tratamiento o prevención de enfermedades en seres humanos o que pueda usarse en seres humanos o administrarse a seres humanos con el fin de restaurar, corregir o modificar las funciones fisiológicas ejerciendo una acción farmacológica, inmunológica o metabólica, o de establecer un diagnóstico médico"



Es interesante observar la analogía entre la cafeína y la nicotina en sus tres niveles de procesamiento y regulación.

Procesamiento artesanal (tabaco y café). aquí el consumidor adquiere el producto casi bruto (hojas prensadas, grano molido) y mediante una combustión o cocción obtiene cafeína o nicotina junto con otros productos derivados de dicho proceso. En el caso del tabaco, los fabricantes tienen que advertir de los riesgos del mismo, pero en cuanto a la nicotina, basta con señalar su cantidad aproximada suministrada por término medio.

Procesamiento industrial de consumo: (líquido de cigarrillos electrónicos y bebidas "energéticas" con cafeína). Aquí el proceso de obtención de la sustancia activa es industrial, y luego se añaden saborizantes y excipientes. Los fabricantes tienen que señalar la cantidad de cafeína o nicotina, invitando a un consumo responsable y advirtiendo del uso en embarazadas y menores de edad.

Procesamiento industrial farmacéutico: (pastillas con cafeína, como el Durvitan o el Cafergot, y chicles o Parches de nicotina, como Nicorette). Aquí también se obtiene la sustancia industrialmente, pero además de las advertencias anteriores inherentes a dichos principios activos, tienen que incluir un prospecto y superar unos controles propios del hecho de dispensarse con finalidad medicamentosa (a quien más promete, más garantías se le piden, podríamos decir) pero en este caso la necesidad de aumentar dichos controles o advertencias no es, insisto, derivada del riesgo específico de las sustancias citadas, sino del rigor general con el que se trata todo lo que quiera venderse con el carácter de medicamento. Sería un debate interesante (y ya se tiene, de hecho) el de si los prospectos demasiado exaustivos y pormenorizados de muchos medicamentos no son incluso contraproducentes al alarmar injustificadamente al consumidor con una ristra de efectos secundarios apabullante, pero como eso es un debate muy amplio, lo dejo para mejor ocasión. Sólo mencionaré como ejemplo dramático del daño que a veces produce el exceso de minuciosidad en los prospectos el caso de la clozapina, en la que por incluir un efecto que supone gravedad en ocho de cada diez millones de casos (la agranulocitosis grave), se disuadió a muchos psiquiatras de indicarla, siendo como es el fármaco que con diferencia mejor permite recuperar la salud mental en la psicosis grave, y el único con sólido efecto preventivo de la causa de muerte de uno de cada veinte pacientes con psicosis crónicas: el suicidio. Repito las cifras por si no ha quedado claro: por evitar un caso de muerte de cada dos millones, se deja sin tratar una causa de muerte de cada veinte pacientes. Absurdo, pero real.  

Así pues, el que quiere tomar cafeína sin hacerlo a base de café, por ejemplo porque le afecte al estómago, toma un producto que a partir de cafeína más excipientes aprobados para uso alimentario  le produce el mismo efecto: se llama Red Bull, y no ha tenido que pasar por aprobación de agencia de medicamentos. El que quiera tomar nicotina sin hacerlo a base de tabaco, porque sabe que el humo del tabaco es la principal causa de muerte en occidente (enlace) (enlace) toma un producto que a partir de nicotina más excipientes aprobados para uso alimentario le produce el mismo efecto: se llama cigarrillo electrónico, y no ha tenido que pasar por aprobación de agencia de medicamentos.


Si no queremos que otros nos definan, tendremos que definirnos nosotros. ¿Qué tal esto?

Conclusiones:

NO A REGULACIÓN DE ESPACIOS DE CONSUMO ANÁLOGO AL TABACO: porque no intoxica

NO A LA TASA IMPOSITIVA ESPECIAL: porque no produce costes añadidos por daño (el tabaco, el alcohol y los combustibles sí, por eso se gravan especialmente)

NO A LAS LIMITACIONES DE AROMAS, TAMAÑOS DE CARTOMIZADORES, CONCENTRACIÓN DE NICOTINA, ETC... Pues teniendo la misma toxicidad que la cafeína, sería como limitar el tamaño de las tazas de café al "tamaño starbucks" o los aromas que se le pueden añadir al "aroma nespresso". 

NO A LA REGULACIÓN COMO MEDICAMENTOS. Lleva nicotina, como las bebidas energéticas llevan cafeína. Ambas pueden ser compradas en supermercados.

SI A UNA REGULACIÓN:

De impuestos de artículos generales de consumo (21%)

De restricción a menores (en etiquetas, como tantos otros productos, y en colegios o zonas infantiles)

De venta libre (es decir, ni exclusivo de farmacia ni exclusivo de estancos) donde el mercado seleccione franquicias, tiendas especializadas, modelos sencillos de venta en cualquier parte, modelos de usar y tirar, modelos low cost, modelos avanzados...

De publicidad libre (salvo en espacios exclusivos para menores).

Controles de calidad análogos (no menos, ni tampoco más) a los de cualquier producto alimentario no rápidamente perecedero (los líquidos) o electrónico (los vaporizadores).

De venta libre por Internet, con controles análogos (no menos, ni tampoco más) a los de cualquier producto alimentario no rápidamente perecedero (los líquidos) o electrónico (los vaporizadores).

Uso en cualquier lugar público, dada su despreciable toxicidad (menor que el aire de ciudad) salvo zonas exclusivamente infantiles por cuestión de confusión con ejemplo de fumar.

1 comentario:

  1. La industría del tabacco impone su lobby en todo. Si la industría farmaceutíca empuja también, la lucha va a ser dificíl. La falta de vergúenza de los gobiernos es sin limites.

    ResponderEliminar