jueves, 29 de mayo de 2014

Por qué he firmado la carta a la OMS

Hoy se publica la siguiente nota de prensa, anunciando el envío de una carta a la OMS que Clive Bates me invitó a firmar, y de hecho he firmado.

Las razones... si has leído este blog, y lees la carta, creo que están claras. Varias personas pensando con independencia sobre lo mismo llegamos a la misma conclusión.



Thursday, 29 May, 2014 (London, Paris, Warsaw)--Over 50 leading scientists from 15 countries have appealed this week to the World Health Organization (WHO) to reconsider its intention to classify e-cigarettes the same as regular cigarettes, warning that they risk missing an opportunity to drastically reduce smoking and the illness and death associated with it (1)
Ahead of the WHO sponsored Framework Convention on Tobacco Control (FCTC) meeting (2) in Moscow this coming October, the scientists have been reacting to a leaked document from a FCTC preparatory meeting indicating that the WHO considers e-cigarettes a “threat” to public health and intends to sideline their use as an accessible alternative to regular tobacco and cigarettes (3).
“If the WHO gets its way and extinguishes e-cigarettes, it will not only have passed up what is clearly one of the biggest public health innovations of the last three decades that could potentially save millions of lives, but it will have abrogated its own responsibility under its own charter to empower consumers to take control of their own health, something which they are already doing themselves in their millions (4),” said Professor Gerry Stimson, Emeritus Professor at the Imperial College in London, a signatory to the letter and organiser of the upcoming inaugural Global Forum on Nicotine. (5) “E-cigarettes are part of the solution, not the problem.”
Globally 1.3 billion people smoke and the WHO estimates that up to one billion tobacco-related premature deaths are possible in the 21st Century – all totally preventable. Such a toll of death, disease and misery demands that we are relentless in our search for all possible practical and ethical ways to reduce this burden.
Tobacco control policy over the past three decades has successfully communicated the harms associated with smoking, encouraged measures to reduce smoking, and drastically cut smoking in some parts of the world – mainly developed countries (but at the same time that smoking is still increasing in many parts of the developing world).
But in the developed world many people continue to smoke - nearly 20 per cent of the UK adult population, nearly 30 per cent in countries like Spain and France. Most smokers want to stop smoking, but many find it hard to give up nicotine, or simply don’t want to.
“For the WHO to suggest that e-cigarettes are as risky as other tobacco products would send an erroneous and bleak message to the millions of current e-cigarette users who have used them to quit smoking,” said Robert West, also a signatory to the letter and Professor of Health Psychology and Director of Tobacco Studies at University College in London. “It would discourage smokers from trying them and we would miss out on a major opportunity to reduce smoke related deaths globally.”

Scientists have known for some years that people 'smoke for the nicotine, but die from the smoke'. The death and disease from smoking arises from inhalation of tar particles and toxic gases drawn into the lungs.
The signatories to the letter strongly believe that tobacco harm reduction tools such as e-cigarettes, and other less harmful products such as snus, could be the solution. People who currently smoke will do much less harm to their health if they consume nicotine in low-risk, non-combustible form.
“E-cigarette use has been a consumer led revolution and grown as a bottom-up public health initiative that could save millions of lives,” said John Britton, Professor of Epidemiology at the University of Nottingham, UK. “It has moved at a speed that shows just how much smokers want and will choose nicotine products that don’t kill. I hope the WHO and all public health decision makers can recognise and harness the health opportunities that e-cigarettes can provide.”
In their letter to WHO Director-General Margaret Chan, the 53 signatories argue that tobacco harm reduction products could play a significant role in meeting the 2025 UN objectives to reduce non-communicable diseases.
They argue that the WHO`s targets for reduction of tobacco consumption should be aligned with the ultimate goal of reducing disease and premature death. It is counterproductive to include the reduction of low-risk nicotine products, such as e-cigarettes,within these targets - as has been proposed - instead these products should have an important role in meeting the targets.
ENDS
Notes to Editors

(1) The letter signed by 53 scientists and policy experts and supporting material are available at the Nicotine Science and Policy web site:http://nicotinepolicy.net/n-s-p/1753...-of-a-solution
(2) The Framework Convention of Tobacco Control was agreed in 2003 and sets out a framework for controlling and reducing tobacco consumption. With the notable exception of the United States, most countries (178) are parties to the convention. The sixth session of the Conference of the Parties is due to be held in Moscow from 13-18 October http://www.who.int/fctc/en/
(3) A leaked document suggests that WHO is taking a hostile approach to e-cigarettes and other low-risk alternatives to smoking. These documents and a commentary are available here:




(4) I Action on Smoking and Health. (2014). http://www.ash.org.uk/media-room/pre...nic-cigarettes. In the UK the number of people using e-cigarettes has tripled in just two years to 2.1 million – around one third are now ex-smokers.
(5) The Global Forum on Nicotine will be held in Warsaw on 27-28 June http://gfn.net.co/
Further Information:
Michael Kessler
In Toon Media

Mobile: +34 655 792 699
Skype: mickgpi
Twitter: twitter.com/mickessler


ENLACE A LA CARTA  http://nicotinepolicy.net/documents/letters/MargaretChan.pdf

CARTA TRADUCIDA (Gracias, AEKO)


Dr Margaret Chan, Director General World Health Organisation
 Geneva CC: Secretaría del FCTC, 
Equipo del FCTC, Oficinas regionales WHO
 26 de Mayo de 2014 

Querido Dr Chan, Reducción de la tasa de muerte y enfermedad producida por el tabaco - reducción del daño producido por el tabaco y la Convención y Marco sobre el Control del Tabaco (Framework Convention on Tobacco Control, FCTC)

 Le escribimos adelantándonos a las importantes negociaciones sobre política sobre el tabaco que se realizarán a finales de este año en la Sexta FCTC Conference of the Parties. El trabajo de la OMS y de la FCTC es vital para la reducción de la intolerable tasa de cáncer, enfermedades cardiovasculares y respiratorias causadas por el uso del tabaco. 

Como la OMS ha descrito, es posible prevenir más de mil millones de muertes producidas por el tabaco durante el Siglo XXI. Tal tasa de muerte, enfermedad y miseria demanda que seamos implacables en la búsqueda de todos las vías posibles, prácticas, éticas y legales para reducir esta carga. 

Con esa preocupación una estrategia crítica parece haber sido pasada por alto o incluso deliberadamente marginada en las preparaciones de CMCT COP-6.
 Nos referimos a "reducción del daño por tabaco" - la idea de que 1.300 millones de personas que actualmente fuman podrían hacerse mucho menos daño a su salud si consumen nicotina en una forma de bajo riesgo, no combustible. 

Sabemos desde hace años que la gente 'fuma por la nicotina, pero muere por el humo': la gran mayoría de la mortalidad y morbilidad atribuible al tabaco se debe a la inhalación de partículas de alquitrán y gases tóxicos introducidos en los pulmones. En la actualidad se desarrollan rápidamente productos con nicotina que pueden sustituir de manera efectiva los cigarrillos, pero con riesgos muy bajos. Estos incluyen, por ejemplo, cigarrillos electrónicos y otros productos de vapor, bajos en nitrosaminas, tabaco sin humo como snus y otros productos derivados de la nicotina o el tabaco de bajo riesgo y no combustibles que pueden convertirse en alternativas viables a fumar en el futuro. En conjunto, estos productos de reducción del daño por tabaco podrían desempeñar un papel importante en el cumplimiento de la ONU 2025 en lo referente a los objetivos sobre las enfermedades de no transmisión (ENT), al reducir la prevalencia del tabaquismo y el consumo de cigarrillos. De hecho, es difícil imaginar dichas importantes reducciones en las enfermedades no transmisibles relacionadas con el tabaco sin la contribución de la reducción de daños.

 A pesar de que la mayoría de nosotros preferiría que la gente a dejara de fumar y el uso de la nicotina por completo, la experiencia sugiere que muchos fumadores no pueden o deciden renunciar a la nicotina, y continúan fumando si no hay una alternativa más segura disponible que sea aceptable para ellos. 

Respetuosamente sugerimos que los siguientes principios deben ser la base del enfoque de salud pública para la reducción de daños por tabaco, contando con el liderazgo mundial de la OMS:

 *1. La reducción del daño del tabaco es parte de la solución, no parte del problema. Se podría hacer una contribución significativa a la reducción de la carga mundial de enfermedades de no transmisión causadas por el tabaquismo, y hacerlo mucho más rápido que los estrategias convencionales. Si los reguladores tratan los productos de nicotina de bajo riesgo como los productos tradicionales del tabaco y tratan de reducir su uso, sin reconocer su potencial como alternativa de bajo riesgo al consumo de tabaco, se están definiendo de forma incorrecta como una parte del problema. 

2. Las políticas de reducción del daño del tabaco deben basarse en la evidencia y ser proporcionales al riesgo, y tener debidamente en cuenta las reducciones significativas en ese riesgo que se consiguen cuando un fumador cambia a un producto de nicotina de bajo riesgo. La regulación debe ser proporcionada y equilibrada para aprovechar las grandes oportunidades en materia de salud, a la vez que gestionando los riesgos residuales. La arquitectura del CMCT no está bien adaptada a este propósito. 

3. Por precaución, los reguladores deben evitar el apoyo a las medidas que podrían tener el efecto perverso de prolongar el consumo de cigarrillos. Políticas que son excesivamente restrictivas o gravosas en los productos de menor riesgo pueden tener la consecuencia involuntaria de proteger los cigarrillos de la competencia de alternativas menos peligrosas y causar daño a consecuencia de ello. Toda política relacionada con productos no combustibles de nicotina de bajo riesgo deben evaluarse por este peligro. 

4. Los objetivos e indicadores para la reducción del consumo de tabaco deben estar consensuados con el objetivo final de reducir las enfermedades y la muerte prematura, no el de utilizar la nicotina en sí, y por lo tanto el de centrarse principalmente en la reducción del tabaquismo. En el diseño de los objetivos del marco para las enfermedades de no transmisión (ENT) o emergentes y de los Objetivos para el Desarrollo Sostenible sería contraproducente y potencialmente perjudicial incluir la reducción de los productos de nicotina de bajo riesgo, tales como los cigarrillos electrónicos, dentro de estos objetivos: estos productos tienen un papel importante su cumplimiento. 

5. La reducción del daño por tabaco es muy consistente con el buen hacer político y práctico de la salud pública. No sería ético aunque sí perjudicial inhibir la posibilidad de cambio del tabaco por productos de reducción de daños. Como afirma la Carta de Ottawa de la OMS: "La promoción de la salud es el proceso que permite a las personas controlar y mejorar su salud". La reducción del daño por tabaco permite a las personas controlar los riesgos asociados con la toma de nicotina y reducirla a niveles muy bajos o insignificantes. 

6. Es contraproducente prohibir la publicidad de los cigarrillos electrónicos y otras alternativas a fumar de bajo riesgo . El caso de la prohibición de la publicidad del tabaco se apoya en el gran daño que el fumar causa, pero tal argumento no se aplica a los e-cigarrillos, por ejemplo, que son mucho más propensos a reducir el daño por la reducción del tabaquismo. Los controles sobre la publicidad de los no fumadores, y particularmente a los jóvenes, sin duda son justificados, pero una prohibición total podría tener muchos efectos negativos, como la protección del mercado de cigarrillos y el apoyo implícito delas compañías de tabaco. Es posible dirigir la publicidad a los fumadores actuales, donde los beneficios son potencialmente enormes y los riesgos mínimos. Es inapropiado aplicar el artículo 13 del CMCT (Publicidad, promoción y patrocinio) a estos productos.

 7. No es apropiado aplicar la misma legislación destinada a proteger a los transeúntes o trabajadores del humo del tabaco a los productos de vapor. No hay evidencia en la actualidad de riesgo material para la salud del vapor emitido por los cigarrillos electrónicos. Las decisiones sobre si está permitido o prohibido en un espacio particular debe recaer en los propietarios o titulares de los espacios públicos, que pueden tomar una amplia gama de factores en cuenta. Así pues, el artículo 8 del CMCT (Protección contra la exposición al humo de tabaco) no debe aplicarse a estos productos en este momento. 

8 . El régimen fiscal de los productos de nicotina debe reflejar el riesgo y ser organizado para crear incentivos para que los usuarios cambien de fumar a productos de reducción de daños de bajo riesgo. Tributación excesiva de productos de bajo riesgo en relación con el tabaco combustible disuade a los fumadores la conmutación, causando más daño de lo que podría ser al contrario. 

9 . La OMS y los gobiernos nacionales deberían tomar una visión desapasionada de los argumentos científicos, y no aceptar o promover información defectuosa o malas interpretaciones de datos por parte de activistas. Por ejemplo, se ha hablado mucho de los "efectos pasarela”, el uso de productos de bajo riesgo sería, según se dice, la puerta de entrada del consumo de los productos de humo de alto riesgo. No tenemos conocimiento de ninguna evidencia creíble que apoye esta conjetura . De hecho, se han presentado argumentos similares sobre el uso de tabaco sin humo en los países escandinavos, pero la evidencia es ahora clara de que ese producto ha hecho una contribución significativa a la reducción de las tasas de tabaquismo y las enfermedades relacionadas con el tabaco , particularmente en los hombres . 

10 . La OMS y la FCTC necesitan evaluaciones científicas y políticas objetivas creíbles con una perspectiva internacional. El Grupo de Estudio de la OMS sobre la Reglamentación de Productos ( TobReg ) produjo una serie de informes de expertos de alta calidad entre 2005 y 2010. Este comité debe estar constituido con expertos mundiales en la materia y encargarse de proporcionar más asesoramiento independiente de alto grado a la OMS y la FCTC sobre las cuestiones planteadas anteriormente. 
El potencial de los productos reducción de daños por tabaco para reducir la carga de enfermedad relacionada con fumar es muy grande, y estos productos podrían ser una de las innovaciones de salud más importantes del siglo 21 - quizás salvando cientos de millones de vidas. 
Debe suprimirse la necesidad de controlar y eliminar estos productos como productos de tabaco y en su lugar adecuar la regulación a su propósito y diseño para aprovechar todo su potencial y ser defendido por la OMS.

 Nos preocupa profundamente que la clasificación de estos productos como del tabaco y su inclusión en el FCTC hará más daño que bien y obstaculizará los esfuerzos por alcanzar los objetivos de reducir las enfermedades no transmisibles a los que todos estamos comprometidos. 


Esperamos que, bajo su liderazgo, la OMS y el FCTC estarán en la vanguardia de la política sobre el tabaco basada en la ciencia, efectiva y éticamente, que incluye la reducción del daño del tabaco. Estaríamos muy agradecidos por su considerada reacción a estas propuestas y nos gustaría pedir una reunión con usted, el personal pertinente y una pequeña delegación de firmantes de esta carta .

 Esta declaración y cualquier información relacionada estarán disponibles en el sitio web de Ciencia y Política de la nicotina ( http://nicotinepolicy.net ) desde 29 de mayo de 2014. Le saluda atentamente,

No hay comentarios:

Publicar un comentario