miércoles, 12 de febrero de 2014

Pequeños problemas de los cigarrillos electrónicos y el tabaco: comparativa

A estas alturas caben pocas dudas de que el tabaco mata (mucho) y el cigarrillo electrónico no. Pero en la vida no sólo tomamos decisiones por los grandes efectos. A veces hay pequeños inconvenientes que pueden hacer que elijamos una u otra alternativa. Aquí voy a escribir una comparativa rápida de ambas formas de consumo de nicotina, y no voy a citar fuentes porque hablaré de aspectos subjetivos.



PEQUEÑOS PROBLEMAS DEL CIGARRILLO ELECTRÓNICO

El desembolso inicial a veces es alto (de 10 a 100 euros, depende del modelo)
A veces no producen suficiente vapor: depende del modelo y el estado de uso de sus componentes
A veces te quedas sin batería, y aunque algunos modelos usan cargador microUSB, muchos usan un cargador específico de rosca más complicado de encontrar.
A veces se desborda algo de líquido y "pringa" el aparato
A veces al aspirar puede entrar algo de líquido en la boca, y es como comer una pipa mala: unos segundos de mal sabor
A algunas personas la glicerina o el propilenglicol les produce alergia, o efectos incómodos (sequedad de boca, hipo, tos irritativa las primeras veces que vapean...)
Se puede entrar en una espiral de "compritis" buscando más y más modelos, lo cual encarece un hábito que, en principio, vendría a suponer menos de un euro al día
Con la desinformación actual, a veces le miran a uno con cara de pocos amigos, pensando que "ese cacharro" les está contaminando de alguna forma.
Si te quedas sin producto, no es fácil que alguien a tu alrededor te "invite a un cigarro electrónico", ni que lo encuentres de madrugada en la máquina del bar de la esquina.

PEQUEÑOS PROBLEMAS DEL TABACO (algunos son problemas graves, pero los incluyo en esta lista refiriéndome a que no son los habitualmente mencionados: cáncer, EPOC o enfermedad cardiovascular)

El desembolso diario es alto: de cuatro a nueve euros un fumador de 1-2 paquetes/día
El olor que uno produce es molesto para otros (en general) y probadamente dañino
Uno se tiene que salir de los sitios (bares, centros de trabajo, salas comunes de su casa si a otros les incomoda el tabaco) con la pérdida de tiempo, el frío, la interrupción, y en general la incomodidad que ello supone
La ropa puede tener olor o pequeñas quemaduras por brasillas del cigarro
Cada vez que te piden un cigarro, supone veinte céntimos.
En algunos casos, se puede originar un incendio por descuido (cigarrillo mal apagado, dormirse con él en la mano, etc...)
A veces es motivo de discusiones en casa entre quien quiere fumar y quien no quiere soportar el humazo
Los dientes se amarillean, y el sabor de boca que deja es desagradable para quien te bese (en general)
En viajes en coche acompañado, normalmente los pasajeros piden que uno no fume, y toca aguantar.
Si uno va solo en el coche y fuma, si se le cae el cigarrillo tiene una urgencia (recogerlo es distracción grave, y no hacerlo es saber que algo puede arder)
El rendimiento físico frente a esfuerzos o actividades deportivas de los fumadores de tabaco es peor
El aspecto de la piel es más avejentado


Cada vez que tomamos una decisión, hacemos balance. Yo particularmente, habiendo decidido de momento seguir inhalando nicotina,  me quedo con hacerlo mediante cigarrillo electrónico, porque en los grandes problemas de salud está clara la decisión, y los pequeños inconvenientes (que los hay, como se ve) son en general solucionables (eligiendo un buen modelo, teniendo baterías y líquidos de repuesto, consultando de vez en cuando vapeando.com, ignorando las "miraditas" de quien prejuzgue o explicando las cosas a quien pregunte de buenas maneras, etc...), mientras que los del cigarro normal, aunque pueda hacerse algo por reducirlos (comprar tabaco de liar para gastar menos, lavarse los dientes más o usar enjuagues, etc...) son menos modificables, y a mi juicio mucho más molestos.

¿Y tú, qué opinas?


1 comentario:

  1. Yo deje de fumar hace dos días. Está mañana me fume mi ultimo cigarro y ahora estoy con el electrónico. y ya no me fumo ninguno más. Desde los 14 y tengo 30. Creo que ya está bien... Ánimo a los fumadores y ánimo para mí.

    ResponderEliminar